Thursday, March 26, 2015

CREBAS

 asi como en la palma de la mano las derrotas de los astros y las derrotas de mi vida van trenzando un mapa que coincide palmo a palmo con el corazon de los dias Posted by Picasa

MONDAY, NOVEMBER 21, 2005

en las lindes de la sal Posted by Picasa
-
Pero estamos seguros hoy de que los dioses hablantodavia el lenguje de la selva desde sus templosen ruinas? Tal vez los dioses que comandan el discursohan dejado de ser los que repetian el relato, terrible pero nunca desesperado, de este sucederse de destruccion y renacimiento en un ciclo sin fin.OTROS DIOSES HABLAN A TRAVES DE NOSOTROS, CONSCIENTE DE QUE TODO LO QUE TERMINA NO RETORNA.
(Italo Calvino)

THURSDAY, NOVEMBER 10, 2005

y de nuevo en casa
las manos llenas de frio
como leña seca
aun no ha llegado la nieve
y ya los pajaros
son cristales en el aire
 Posted by Picasa
en las lareiras del mar el fuego sucumbe al acre despliegue de las velas No hay mas que mirar a tiera para sentir en la cara el aliento de la orilla
Es facil levar anclas el regreso es tu derrota.
el fuego dura mientras la ceniza
lo cobije.
Las brasas no se avivan cuando la tormenta arrecia.
 Posted by Picasa

Thursday, January 09, 2014

“Brothers” de Yu Hua: Una mirada a la China actual

“Brothers” de Yu Hua: Una mirada a la China actual

  • Página 2 - Entrevista: Yu Hua
  • El presentador del programa, Óscar López, entrevista al escritor Yu Hua quien explica los detalles de su última novela publicada en España ‘Vivir’ del editorial Seix Barral. Yu Hua nació en Hangzhou, China, en 1960. Después de estudiar odontología y trabajar como dentista durante cinco años, empezó a escribir en 1983 ensayos críticos, relatos cortos y novelas. Entre sus novelas destacan ‘Vivir’, ‘Crónica de un vendedor de sangre’ y ‘Brother’, las dos primeras han sido consideradas dos de los diez libros más influyentes de la última década en China. Además, ha sido el primer escritor chino en ganar el James Joyce Foundation Award.

    Recepción de la crítica

    Brothers ha sido muy bien acogido por la crítica internacional, probablemente por la visión crítica de la sociedad China y por relatar algunas de las partes más oscuras de su historia reciente. Precisamente un argumento que gusta mucho a Occidente. Muchos lo consideran como una versión realista del incomparable Gabriel García Márquez pero, en mi opinión es ir demasiado lejos.
    Debido al amor que tiene Occidente a todos los intelectuales chinos críticos con su país, muchos consideraban a Yu Hua un firme candidato al Premio Nobel. De hecho, si no hubiera sido por Mo Yan (莫言), de temática parecida pero políticamente más crítico, probablemente se lo habría llevado.
    En cuanto a la acogida dentro de China, Brothers ha sido muy criticado con el argumento de que el autor ha publicado hechos falsos que avergüenzan al país con el único fin de ganar dinero.
    Además, no ha gustado ni a la derecha por su visión negativa del capitalismo ni a la izquierda por la crudeza con la que relata la Revolución Cultural. Para mi todo esto es un claro signo de estar mostrando las vergüenzas de la sociedad China (no sólo de sus políticos) y eso merece todo mi respeto. Especialmente viniendo de un país donde sus ciudadanos están excesivamente preocupados en mostrar su mejor cara.

    ¿Por qué recomiendo este libro?

    La primera semana cuando llegué a China, junto con otros investigadores fuimos obligados a asistir a una charla del embajador europeo, entre muchas frases “celebres” nos dijo:
    Don’t go to the dark side of China
    Brothers te mete de lleno en el lado más oscuro de China, aquella que los chinos se avergüenzan de reconocer.
    El gran logro de Yu Hua es que mediante la exageración (o no), consigue hacer cómicos muchos de los puntos oscuros de la transformación de la sociedad China, haciendo referencia a los dramas de la sociedad actual y cómo se han llegado a ellos.
    Creo que es una lectura obligada para aquellos que saben poco de la sociedad y los valores de la China actual y quieren ahondar en ella sin caer en la depresión ; ).
    A continuación incluyo algunos enlaces con críticas del libro seguramente mucho más profesionales:

Monday, December 03, 2012

ALEJANDRO FINISTERRE, La Dignidad del exilio



Alejandro
Finisterre,
la dignidad
del exilio
Juan Carlos Valle
Estáis ahí, muertos como si fueseis a vivir toda la vida: humillados como muertos sin el orgullo de estar muertos, sin
la alegría de estar vivos como lo están los muertos: Sois los vivos.
Cultura e Sociedade
Revista da Asociación Cultural Fuco Buxán • Primeiro semestre de 2007 [31]
Cultura e Sociedade
en las cárceles, que en los arrabales o el
barrios altos de todo el mundo, es mi
pequeña contribución a la Humanidad,
demostrando que estuve aquí, que estuve
vivo...”
Herido en Madrid, acaba en el Hospital de
Sangre de Barcelona. Allí es donde, entre
otros inventos, dará a luz el futbolín
(“Javier Altuna, también refugiado, es
quien me hizo la mesa y torneó las figuritas.
Y el líder Joan Busquets, un anarquista
de Monistrol, que tenía una fábrica de
gaseosas, lo vio y me animó a patentar el
invento”.) Son los muchachos mutilados
los que le empujan a ello. Enamoriscado
de una enfermera que les entretenía
tocando el piano, y a la que él le pasaba las
hojas de la partitura, invento un pasahojas,
que más tarde, en concepto de
resarcimiento, ya en Paris, le facilitaría
marchar a Sudamérica. Pero, antes y después,
ya vivido el primer exilio,
el dejar Galicia y asentarse en
Madrid con sus padres, hace un
recital con poemas de León
Felipe, participa en la creación
de la Asociación de Idealistas
Prácticos, y ya escribe poemas,
cosa que hará hasta su muerte.
Ecuador, Guatemala, México,
Estados Unidos, África, y parte
de Europa, son los mojones de
su riquísima derrota.
En Ecuador saca a la luz el primer
numero de ECUADOR 0º
00´000´´, los siguientes se publicarían
en Guatemala, en México...
Pero el futbolín aún le daría de
vivir un poco: En Guatemala, de
la mano de los fabricantes de
caoba Santa Maria, los mejores
del mundo, indígenas, saca al
mercado y llena los rincones de
futbolines. La mafia llega a interesarse
por ellos pero no llega a
acuerdos, lo cual no impide que
aparezcan los juegos en el mismo
Estados Unidos. Sería en
esta época cuando el golpe militar
de Castillo y su intento de
retornarle a la España de Franco,
le convertiría en el primer secuestrador de
aviones de la historia: ya en el avión, prepara
un simulacro de bomba con una pastilla
de jabón y cordones y al grito de “¡Soy
anarquista español y jamás viviré en una
cárcel franquista!”, hace que el avión dirija
su rumbo a Méjico, que sería su hogar por
muchísimo tiempo. Aquí es donde dará
cuerpo a su queridísimo oficio de editor,
publicando a los más grandes poetas del
exilio y a muchísimos americanos: León
Felipe, Juan Larrea, Américo Castro,
Octavio Paz, etc, y conocerá, en viajes por
el continente, al resto de protagonistas,
intelectuales, artistas y poetas que tanto
han influido en lo mejor que tenemos y a
pesar de ser tanto lo que ignoramos.
Galicia ha estado constantemente en su
corazón y en su pensamiento. Las palabras
de Méndez Ferrín son certeras: “En realidade
este Finisterre bon e xeneroso de actividades
múltiples, sempre difusas e ao servizo
da liberdade e de Galicia, mais que
escritor foi un xenial metteur en scène que
enchía de representacións comprometidas
e combatentes o teatro da vida”
Murió aquí, entre nosotros, muy querido,
con su entregada y amorosa compañera,
Maria Herrero, siempre a su lado. En algún
momento, muy disgustado por el trato
que el Ayuntamiento de Zamora dispensó
al legado de León Felipe que él les traspasó,
asunto que para él fue siempre de una
importancia vital, ya que como albacea y
amigo, entregó parte de su vida a su
defensa y conservación. Pero le recodaremos
charlando hasta el ultimo momento,
desplegando su prodigiosa memoria, su
venturosa y habitada vida, un poco socarrón,
un pirata bueno y un sabio enamorado.
“Si, son hermosas/ las rosas/y es el gusano
mi hermano./Pero amo más las algas que
las rosas/ y el pez más que el gusano./Soy
de la mar./Cuando vaya a dar a luz,/echadme
a la mar:/quiero dar a luz/estrellas de
mar./Soy de Finisterre, soy marino:/echadme
a la mar en submarino/de pino/de
Finisterre (sin pintar)/ Soy de la mar.”
Gracias por haber existido y porque siempre
queda pendiente una partida de futbolín,
motivo suficiente para volver a vernos.
“Tu mirada
es la piel del
mundo”
Alejandro Finisterre, foto de Gabriel Tizón
[32]

Monday, March 12, 2012

ALEJANDRO FINISTERRE, DONDE LA LUZ MADURA SUS ORILLAS

FINISTERRE, LAS DERROTAS DE LA LUZ

Por primera vez de nuevo
la muerte del que te precede
es un arbo
encendido
que corre hacia el claro de luna

Andarnos por las ramas
es el tributo de los aun vivos

Las Raices son cosa vuestra
miestras nosotros somos un arbol
ardiendo
entre la palabra
y tu silencio
ese bosque magnifico
para poder andar por las ramas
sin caer en vuelos
ni piedras.

La patente perdida de Alejandro Finisterre :: Periódico Diagonal


BREVE HISTORIA DEL INVENTOR DEL FUTBOLÍN

La patente perdida de Alejandro Finisterre

JAVIER DE FRUTOS
Jueves 2 de abril de 2009. Número 99
Poeta, editor, albacea literario de León Felipe, ácrata resistente a las etiquetas, gallego en permanente exilio y ‘desexiliado’ finalmente en Zamora, donde falleció en 2007 con 87 años, Alejandro Finisterre ha pasado a la historia, sin embargo, como el inventor del futbolín.
JPG - 18.7 KB
REALIDAD Y LEYENDA. Finisterre no sólo inventó el futbolín, sino la historia que lo atestigua. / Daniel Sancho
No se cumple ningún aniversario digno de mención que justifique glosar la figura de Alejandro Finisterre, motivo suficiente para recordar su historia.
Alejandro Finisterre (Finisterre, 1919 - Zamora, 2007) inventó el futbolín, que ya estaba inventado, y contó su peripecia a quien quiso escucharla. “Conseguí la inmortalidad a los diecisiete años. Este pequeño juguete, que igual entra en los cuarteles que en las cárceles que en los mejores barrios de todo el mundo, es mi pequeña contribución a la humanidad, la huella de que Alejandro Finisterre estuvo aquí, de que estuve vivo. Y ya estoy mentando mucho la soga en casa del ahorcado, que todavía me queda obra por delante”, le resumió al escritor Manuel Ruiz Torres en 2003. La historia que contó Finisterre arranca en Madrid en 1936, cuando una bomba nazi –le gustaba puntualizar– lo sepultó entre cascotes. Lo llevaron a Valencia y más tarde al hospital de la Colonia Puig de Montserrat en Barcelona, y allí ocurrió la escena del hallazgo. La mayoría de los convalecientes eran mutilados de guerra, niños sin infancia ni juegos, de modo que Finisterre, inspirándose en el tenis de mesa, concibió la idea del futbolín en las Navidades de 1936.
Con la ayuda del carpintero vasco Francisco Javier Altuna, construyó la mesa y las figuras y, por consejo del líder anarquista Joan Busquets, patentó el invento en 1937. Pero una década más tarde, en el transcurso de su huida a Francia, la patente se perdió convertida en argamasa cuando cruzaba los Pirineos bajo una tormenta que duró diez días. En la mochila sólo llevaba el documento que le acreditaba como autor del futbolín, una lata de sardinas y dos obras de teatro: Helena y Del amor y la muerte. En 1948, instalado en París, supo que un compañero de hospital, Magí Muntaner, del POUM, había patentado también el futbolín en Perpiñán y que la carta que le escribiera a Finisterre para comunicárselo se había perdido. Curioso, cuando menos, tanto afán patentador. Muntaner murió en el maquis y la compañía que fabricaba el futbolín con su patente le terminó proporcionando a Finisterre el dinero del pasaje para la primera etapa de su largo exilio: Ecuador. Se recoge aquí la versión de los hechos que Finisterre le trasladó a Nuria Navarro en una entrevista publicada en El Periódico el 28 de mayo de 2004.
Jugadores fundidos
Era el futbolín original de Finisterre una caja de madera de pino que albergaba jugadores torneados en madera de boj, pero el que encontró popularizado al regresar a España en los años ‘60 lo componían, según sus propias palabras, “jugadores fundidos en un metal que había segado la vida de más de un español; algo tenían de soldaditos de plomo que pateaban aquellas bolas compactas como balas de cañón”.
Las pelotas originales eran de corcho aglomerado, más proclives a los efectos. Sugería divertido Finisterre que convendría buscar la patente en los Archivos de Salamanca, y lo hacía poco antes de comentar sus partidas de futbolín con el Che en el Centro Republicano Español de Guatemala y de relatar luego que, tras el golpe de Estado de Castillo Armas, quisieron deportarlo a Madrid en avión, pero amenazó con estrellar el aparato en pleno vuelo y se convirtió así en el primer secuestrador aéreo de la historia.
Leyenda
El singular género de las necrológicas encontró en la muerte de Alejandro Finisterre el punto de partida para la construcción de una leyenda. Pues, como él mismo previó, el titular que resumía su vida aludía de forma invariable a su condición de “inventor del futbolín”.
En los enmarañados debates que lo recuerdan, Finisterre es citado con aprecio por las generaciones que se criaron entre futbolines y billares, y las semblanzas de su trayectoria literaria –y su destacado papel en el exilio– se confunden con un anecdotario interminable.
También hay quien anda empeñado en recordar que existen patentes de fútbol mesa desde el año 1890, y un alemán de nombre Brotto Wachter o un suizo conocido como Mr. Kicker que le disputan la paternidad del asunto. Personajes secundarios, no obstante, de la narración que de sí mismo hizo Alejandro Finisterre, inventor del futbolín y de la historia que lo atestigua.

Las paradojas del futbolín

Un autor italiano prepara una novela gráfica sobre el gallego que inventó el juego

XOSÉ MANUEL PEREIRO A Coruña 17 ENE 2012El dibujante Alessio Spataro.


































Alejandro Finisterre in memoriam.


Acaba de morir a los ochenta y ocho años de edad, ALEJANDRO CAMPOS RAMIREZ, conocido por todos como ALEJANDRO FINISTERRE, por haber nacido "na COSTA DA MORTE".Murió sin hacer ruido, con la misma humildad que había vivido. Muere con él, quizá el ultimo epígono de la generación del 27, y el ultimo testigo de aquel exilio mexicano de nuestros compatriotas y escritores.

Su muerte rescata del olvido a un hombre que atravesó el siglo veinte de la mano de los perdedores, de los exiliados, sin que se le agriara el alma en ningún momento.
mantienen Su importancia el el panorama de nuestra historia del siglo XX, es enorme. En primer lugar por haber editado en Méjico las obras de Americo Castro, en su pequeña gran editorial FINISTERRE, en segundo lugar, porque gracias a el podemos conservar la herencia cultural de LEON FELIPE, que lo nombra su albacea universal, obra constituida por todos los manuscritos de sus obras, editadas e inéditas, así como correspondencia y los mas diversos materiales ligados a la vida del poeta. Esto le supuso a Alejandro Finisterre hipotecar parte de su vida a defender tan importante patrimonio, contra la miopía de poderes institucionales que a día de hoy todavía una gran ignorancia y abandono sobre la obra de Leon Felipe. Asimismo es depositario de buena parte de la obra de Juan Larrea. un autor que está pidiendo a gritos su rehabilitación en la historia de nuestra literatura.
Tampoco es cuestion menor que estemos delante del inventor del futbolin.
retazos de su vida.Entre otras cosas nos al A raiz de haber sido invitado por el Pen Club gallego, en el mes de diciembre, tuvimos la ocasión única de compartir con él y Horacio Acevedo, mesa, mantel y sobremesa, compartir la exquisitas lucidez con la que nos contó cómo y por qué inventó el futbolín.Convaleciente en un hospital de Cataluña en el año 36, y ante los primeros niños mutilados de la guerra que no podían acudir al patio a jugar al fútbol, él decide llevar el fútbol a sus habitaciones.Nunca sacó un duro de todo estos inventos y ello siempre le hizo tener una hermosa sonrisa solidaria y generosa.Aquella sobremesa nos sirvió además para concretar con él un pequeño homenaje a su obra poética en el proyecto AGUAZERO.
Alejandro, desacansa en paz.

EL AMIGO CONFIRMA

LA ARMONIA DEL HOMBRE
CON LAS MANOS LLENAS
YA LIGERO,
AHI VA
SIGUIENDO AL ANIMAL TRANQUILO
QUE LE LAME,
COMO A MI SU MUERTE:
CURADA LA HERIDA,
LA PIEDAD DE LA GENEROSA LUZ




Alejandro Campos nació en 1919 en Fisterra, se crió en A Coruña. Tuvo una vida aventurera que empezó como bailarín de claqué en el elenco de Celia Gámez y, herido de guerra (de Guerra Civil), continuó como exiliado en Guatemala, editor en México y retornado a la España democrática como albacea de León Felipe. Murió en Zamora en 2007, llamándose Alejandro Finisterre y siendo conocido, sobre todo, por haber sido el creador de la actual versión del futbolín. Alessio Spataro nació en Catania, la segunda ciudad de Sicilia, en 1977 y es conocido por ser uno de los más incisivos dibujantes de Italia, un país donde no escasean ni los dibujantes mordaces ni la inspiración para serlo. Esos dos mundos personales que no compartieron ni el mismo espacio ni la misma época, coincidirán en Biliardino, tal y como se titulará la próxima novela gráfica de Spataro, basada en la vida de Finisterre y en la suya propia.
Alessio Spataro reconoce en las entrevistas ser un apasionado del futbolín, y ahora afirma, por correo electrónico, que no conocía a su inventor hasta que leyó las informaciones sobre su muerte. "La idea nació de mi pasión por este juego y de las contradicciones de la vida misma de Finisterre, comparada con mi historia personal. A mí, que tengo una vida sustancialmente privilegiada, con pequeñas dificultades banales, con un trabajo satisfactorio, no podía no fascinarme una historia como la de Finisterre, tan difícil, y trágica. Yo nací y crecí en Catania, pero aprendí a jugar al futbolín en casa de mis abuelos en Nicosia, en el interior de Sicilia, que para mí simboliza mis raíces. Alejandro venía, en cambio, de Fisterra, que evoca todo el opuesto: el fin de la tierra, el horizonte, la fuga hacia otros lugares".
El dibujante, ahora residente en Roma, recopiló en internet todo lo que pudo sobre Alejandro Finisterre, hasta que se puso en contacto con gente que lo conoció, como el músico y escritor Xurxo Souto, o el mallorquín Bep Moll de La Fuente, director del documental Tras el futbolín (2005).
"Me ayudaron mucho, aunque todavía quedan algunos puntos obscuros", afirma Spataro. "Existe una autobiografía suya, pero quedó en los archivos de una editorial. Intenté contactar con su viuda, María Herrero, pero no lo logré y por eso tampoco pude pedirle verificar algunos datos sobre su vuelta a España, a finales de los setenta". Pese a no dar por acabado el arduo trabajo de documentación, ha finalizado el guión y algunas de las 300 planchas a bicromía (azul y roja) que compondrán la novela gráfica, que espera ver editada en 2013.
Para Spataro, también el juego es un símbolo de contradicciones. Coexisten una rígida reglamentación oficial internacional con su práctica más bien libre, "y realmente todos pueden jugar al futbolín: tanto uno como yo, que sigue haciéndose siempre derrotar en torneos y en locales nocturnos, como Finisterre que, según él mismo contó, solo perdió unos partidos en Guatemala, en 1953, contra Hilda Gadea, la primera mujer de Ernesto Guevara".
El invento ha recibido una amplia gama de denominaciones, según destaca también Spataro. "En Italia, como en España y en Austria, el futbolín tiene muchos nombres regionales. En Sicilia lo conocí comocalcetto [diminutivo de calcio, que es la traducción italiana del fútbol]. El título quedará probablemente Biliardino, que es uno de los dos nombres italianos para este juego, con el más oficial calcio balilla, que rechazo por ridículo y restrictivo: ya antes de ser una categoría en la que se encuadraba la infancia en el fascismo", explica Spataro, "en un dialecto significa pequeño, y definir el futbolín como fútbol para niños es risible".
Y lo que también parece una contradicción es el proyecto mismo deBiliardino en comparación con el resto de la obra de Spataro, que además de otra novela gráfica, Zona del Silenzio (Minimum Fax, 2006), ha realizado biografías, pero no precisamente autorizadas como Papa Nazingher (Purple Press, 2008) o Berluscoiti (Castelvecchi, 2009). Sus dos últimos álbumes, La Ministronza y La Ministronza 2 -en el mejor de los casos, algo así como "La Giliministra"- (Ed. Grrrzetic, 2009 y 2010), están dedicados a Georgia Meloni, la ministra más joven -y más locuaz- de Silvio Berlusconi, en un tono algo más que irónico y que provocó una considerable polémica, incluso en ambientes de izquierdas.
"Seguro que será distinto de libros anteriores", anticipa sobre el de Finisterre y el futbolín, "pero todavía no estoy cansado de decir lo que opino sobre los personajes más babosos de mi país. Y más allá de lo que son y lo que hacen, me asquea más el apoyo que les dan políticos que deberían combatirlos y que, en cambio, los legitiman".